Caballito

*

“Aunque he aconsejado a los demás que sean duros y crueles, toda mi vida he estado uncido al yugo de la piedad, y cuando vi en Turín que un caballo era castigado por su dueño, corrí fuera de la casa, abracé al animal y vertí amargas lágrimas por su destino”. Friedrich Nietzsche

En Santa Cruz de la Sierra-Bolivia, muchos de los que espectaron o parcitiparon en el “famoso” corso 2008 en carnaval, fueron testigos de lo desastroso y decepcionante que fué. Si bien, los que han participado en este corso carnavalero alguna vez en su vida, o sea han “saltado” han vivido entonces el “derroche de alegría”, y saben también del desgaste, el cansancio, la bulla, el aguante a beodos y demás personajes del momento, en medio de la diversión y del compartir con amistades.

Alguien recuerda a este caballito de la foto?? Él sin embargo, además de tener que llevar a esos dos obesos vejetes (que alucinaban ser del linaje de Al-Fayed) y a uno de sus amos a cuestas durante todo el largo y agotador trayecto con demoras (de horas) encima, estuvo todo el tiempo de pié y sin amigos, ni siquiera otro pobre caballo triste a su lado con quien compartir esa mierda de carga. Considero que se conformó con la compañía de la cruel gorda ama de la foto y con saludar a la “gente” que tiraba espuma hasta el tímpano y a los comparseros que pasaban brincando por su lado. Ahhh se la pasó también escuchando la banda y los musicones a full… 😉

Pobre caballo, cuántas horas!!! Me pregunto qué será de su vida hoy.

…Y me pregunto qué instituciones públicas o privadas se percatarán algún día de que esto no debe continuar así y actuarán al respecto. Ya sé que es el discurso de siempre, pero es el colmo de a cuerudez de las autoridades y la gente. No piensan…!!

*Encontradas ordenando mis archivos.

Anuncios

~ por Admin en agosto 27, 2008.

3 comentarios to “Caballito”

  1. El día que Nietzsche lloró…

    Muy sutil la crítica al corso. Mis parabienes.

    Muchos saludos

  2. pucha realmente me da muchaaaa pena..
    ojala no se repitan estas cosas..
    y me imagino el cansancio..y empute del pobre caballito..
    eso de estar en el corso durante nosecuantas..horas en insoportable..aunque estes con los amigos..rara es la persona que puede terminar todo el recorrido..(digo si esta sobria)..
    jejej

    saludosss

  3. Pobrecillo…es que dan ganas de llorar… y de mandar a pegarle a esa gente. Y el corso… no hablar, un desacato cono siempre.
    Saludos Ego y Lunita, gracias por las visitas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: